Mirando las miles de ventanas y balcones que se ven desde el patio de manzana que rodea mi terracita; que unos días me parecen palcos de teatro y otros miniescenarios o  multipantallas, dependiendo de mi estado exhibicionista o voyeur ; me he quedado absorto preguntándome: “¿Se puede conocer a alguien por la ropa que tiende y por el modo de hacerlo?”

Entonces por una de esas extrañas asociaciones de ideas he recordado que Marta Ferrusola (esposa del expresidente de la Generalitat de Catalunya  Jordi Pujol ) tenía una teoría sobre la gran información que contiene el calzado de una persona, su calidad, su diseño, su estado, su limpieza… Entonces, cuando se ha activado ese resorte en mi cerebro,  he estado a punto de entrar el Google a buscar una foto de los pies de la señora Ferrusola para saber si a posteriori puedo averiguar cómo son los zapatos de la esposa de un político corrupto, pero me ha dado pereza.

Además no creo en esas teorías tan pretenciosas que presumen conocer el “todo” de alguien analizando solo “una parte”…  Solo hay que pensar en todas las partes que conocemos de nosotros mismo y aun así lo mucho que nos queda para conocernos del todo.

Sigo espiando, en plan James Stewart…